Los Juegos Olímpicos de Amberes acogieron el brillante debut internacional de la selección española, que se ganó en ese torneo el apodo de "la furia roja", amén de llevarse la medalla de plata.

Sin embargo fue Bélgica la que consiguió la medalla de oro, siendo ese el mayor éxito futbolístico del país, solo comparable a las semifinales alcanzadas en el Mundial de 1986.

BÉLGICA, MEDALLA DE ORO
Bélgica, que fue exenta de la Primera Ronda, derrotó a España en Cuartos de Final por 3-1 con un hat trick de Coppée. En semifinales golearon (3-0) a la vecina Holanda. Y en la final les esperaban los duros checoslovacos, vencedores ante Yugoslavia (7-0), Noruega (4-0) y Francia (4-1).

Sin embargo el partido ante Checoslovaquia se vio empañado por la retirada de los checoslovacos en el minuto 43 (con el resultado 2-0 a favor de los belgas) como protesta por la actuación del árbitro. Bélgica obtenía así la medalla de oro, mientras Checoslovaquia era descalificada y el resto de medallas se decidían mediante el Torneo de Consolación, a través del cual España logró acceder a la plata.

Bélgica logró la medalla de oro.