En otros tiempos casi ningún estadio tenía capacidad oficial, y la seguridad en los estadios no era ninguna condición esencial. Por eso no era raro encontrar estadios llenos hasta los parapetos, marcadores, vallas, etc. como en el Francia-Bélgica que se disputó el 11-04-1926 en el estadio General John Joseph Pershing de París.