El astro argentino es otro jugador que no necesita presentación en el mundo del fútbol. Una de las cosas más grandes que Maradona dejó para la posteridad es el magnífico gol que marcó a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Así lo contaba él mismo en el álbum de cromos "Diego Armando Maradona, mejor jugador del siglo":

"Yo arranqué atrás de la mitad de cancha, sobre la derecha; la pisé, giré y pasé entre Bearsley y Reid"

"Ahí ya encaré hacia el arco. Enganché hacia adentro y lo pasé a Butcher"

"Ferwick, que era el último hombre, no me salía, porque si lo hacía yo se la daba a Valdano y él quedaba solo contra Shilton. Entonces yo lo encaré, le amagué para adentro y me le fuí para afuera, hacia la derecha ..."

"Me tiró un guadañazo terrible, pero yo seguí y lo tenía a Shilton de frente. Estaba en el mismo lugar que en aquel partido que jugué en Inglaterra pero Dios me ayudó, porque me acordé de mi hermano el Turco que me había dicho que tenía que amagarle al arquero. Entonces lo hice ... Pic ... y Shilton se comió el amague, ¡se lo comió! ..."

"Llegué al fondo y tac, adentro ... Al mismo tiempo Butcher, un rubio grandote, me había alcanzado y me pegó un patadón".

"Pero ya no me importaba nada de nada. ¡Había hecho el gol de mi vida!"