El 05-12-1972 el estado del campo del Peñascal (el único que había en Segovia, aparte del de la Academia de Artillería) era pésimo e impracticable. Para tratar de mejorar el terreno, se añadió una mezcla de cal y cemento, con la intención de que se pudieran jugar los dos partidos que debía acoger el campo ese día, uno de ellos de Segunda Regional, entre el C.D. Acueducto, de Segovia, y el C.D. Santa Bárbara.
Como quiera que llovió aquel día, se formó cal viva que hirió de diversa consideración en las extremidades inferiores a los 56 participantes en aquellos dos partidos.

Martín (C.D. Santa Bárbara), muestra sus heridas

El campo permaneció clausurado hasta el 06-01-1973, una vez que el Gobierno Civil comprobó que se habían subsanado todas las deficiencias del mismo.

Vista del estado del campo