El portero de Indias Orientales Holandesas saltó al campo con una muñeca, antes de disputar el partido ante Hungría correspondiente al Mundial de Francia de 1938. Al parecer no le dio mucha suerte, pues su equipo perdió por 6-0.