Son clásicos los ejemplos de campos de fútbol que han permitido a sus espectadores disfrutar del partido en directo sin tener que pagar. Uno de ellos es el estadio Sclessin de Lieja, que permitió a gran cantidad de espectadores presenciar el Bélgica-Eire del 12-02-1928 sin pasar por taquilla.