La clasificación para el Mundial 1954 de Suiza que dirimían Turquía y España hubo de decidirse por sorteo tras un partido de desempate en Roma. Turquía salió favorecida.

El niño Franco Gemma fue el elegido para repartir suerte.

Jugada del tercer gol español en el primer partido (4-1 para España).